viernes, 19 de septiembre de 2014

En resumen, se acabó el verano

Este año no me podré quejar de la atención que le he dedicado al blog porque ha sido una puta mierda, pero es que con la demanda que ha tenido el post del festival belga cualquier otro iba a ser una putísima mierda (como este). Otra excusa que me pongo es porque no he tenido nada de ganas y cuando he tenido ganas no he sabido de lo que escribir y hoy pues no tengo ganas ni se de lo que hablar pero bueno, a ver lo que sale!
Ya ha acabado el verano y ha tocado regresar a la rutina! eso si te has tomado un periodo de descanso o vacaciones que en mi caso pues las es pasado trabajando en el negocio paterno, vamos de enchufe como los diputados. He tenido un verano light, trabajando de lunes a domingo en la puta recepción de un hotel, por suerte de muy vez en cuando las huéspedes te alegran la vista y otra parte del organismo varonil pero rara es la vez que viene una que haya nacido con posterioridad del 88 (me he puesto ese margen) y que viajen solas (otro factor clave). El verano siempre es la etapa más diferente del año y es que viene cada personaje que flipas, recuerdo como destacable del verano a un matrimonio italiano de unos 60 años de edad (no les entendía absolutamente nada) que buscaba que le saliese el hotel gratis quejándose absolutamente por todo y pidiendo cosas y cosas.. y que no entendía lo que reservó, que a ver tu cuando reservas una cosa miras lo que tiene y lo que no tiene y no vas a esperar que un establecimiento de dos estrellas tenga lo mismo que uno de cinco, pero me lo pasé muy bien cuando decía —demanda judicial. XD. Otros que me mataban bestial también era una pareja también de nacionalidad italiana que tenían pinta de proceder de melilla por el acento, pues este se paseaba de punta a punta del complejo enseñando sus abdominales y su cuerpo fruto de batidos de proteínas bañado en aceite solar los 10 días de la estancia. Pero si algo me ha matado es la peña que viene de la misma comunidad que la nuestra, será porque le tengo muchísimo asco pero se creen que están en su casa y hacen lo que quieren e invitan a media isla, molestando a los demás clientes y mal educados! Lo peor y encima todo esto lo que ocasiona son problemas que aunque yo haga que no me afecte estoy hasta la polla.
Tengo 21 primaveras y los nervios que puedo llegar a coger en el trabajo son impresionantes, hasta la alopecia está apunto de aparecer como sus canas que en plena juventud me está matando. Nervios que se cogen no solo por la gente que es muy capulla a veces sino también con los putos empleados que tenemos trabajando allí que veo como se están burlando de mi viejo y el no hace una puta mierda, también todo el rato con miedo por si te toca alguno que no quiere el apartamento… pero bueno aquí sigo yo cogiendo nervios para nada y digo para nada porque el negocio es de mi viejo (el paga todo, sueldo, agua, luz, teléfono, productos…) en sociedad con su hermano (no paga nada) es decir que todo es tanto de su familia (numerosa) como la nuestra (eso dice) no me llevo francamente bien con ellos que digamos, ellos se creen los reyes del mundo no haciendo una mierda y viéndome obligado a mí y a mi familia a trabajar para sacar esto a adelante para que ellos sin hacer nada poder llevarse mis frutos y yo estoy casi convencido que en un futuro me quedaré con una mano delante y otra detrás porque mi padre es medio gilipollas y esta con esos familiares como loco, puede que le caiga mal pero tiene un respeto y un miedo de cojones pienso a decirle las cosas claras. Y yo ¿qué debo hacer? Me pregunto esto todos los días, irme a tomar por culo y estudiar algo porque cuando esto se acabe me mandarán a la mierda o seguir aquí dándole beneficio a la empresa por un mísero sueldo al mes que no es nada rentable con lo que sufre uno allí. En fin, quizás sea miedo por dejar a mi padre solo pero lo que si tengo claro es que estoy hecho un lio y mientras me decido pues me quedo donde estoy jodiéndome. Que no es que sea un trabajo duro ni mucho menos, es más no hago nada más que estar sentado en una silla de plástico intentando llenar el negocio mientras la radioactividad del wifi me deja medio parao, pero el problema viene al ver la peña que vive de puta madre y uno sin poder salir ni apagar el móvil las 24 horas del días. Y me la suda bestial que esto lo pueda llegar a leer algún familiar.
Dejando los problemas familiares un poco atrás este verano he roto un poco la estela de los meses anteriores donde la monotonía era ya una locura y es que gracias a que llegaron algunos excompañeros de clase pues he podido pasar muchas tardes con ellos donde hemos hecho un poco de todo como excusa para vernos. Sobretodo hemos dedicado una cantidad de euros a billares impresionantes, en años anteriores mi vicio era los bolos pero que poco a poco he sustituido por un hobby más económico que es el billar que sin tener ni puta idea jugábamos hasta la saciedad y siempre perdía (pero perdía yo metiendo la negra donde no era o metiendo la blanca después de la negra, horrible). Calló algún futbol, alguna fiestita típica de pueblo, bolos y muchas calorías en el Mcdonals para no olvidar los viejos tiempos. Pero lo más importante es que me ha ayudado increíblemente a desconectar de la rutina! Que a ver si este invierno podemos ir de nuevo a visitar a algunos a Madrid.

Se nota de lejos cuando uno está de puta madre que puede hacer post mensuales con humor e imaginación y cuando estoy hasta la polla sin ganas de nada como me pasó en mi estancia de LP cuando fui a la uni pero esta vez por culpa del trabajo de mierda. Sin más espero que pronto nos veamos con más humor en los post y más contenido que digas —Coño que puto amo el mingo.

0 comentarios: