viernes, 27 de noviembre de 2015

Un verano raro y diferente

Ya estoy aquí familia!! Echaban de menos mi ausencia estos días meses, lo sé, pero es que el curro me quita mucho tiempo y eso que no doy un puto palo al agua, pero eso de estar todo el día currando con el ordenador y encima tener que volver a cogerlo en casa para postear algo pues se me esta haciendo muy pesado! Raro en mí también os digo, que me he criado con un ordenador toda mi vida pero la puta monotonía y la falta de ganas e imaginación es lo que lleva.
Pero bueno, ya estoy aquí de nuevo para resumir un poco este veranito que se nos acaba de despedir! Un veranito cargado de trabajo combinado esta vez con muchísimo ocio aprovechando casi todos los huecos para pegarme una escapada y pasar ese tiempo con los amigos que volvían en sus vacaciones.
Un verano característico por hacer cosas un tanto extrañas algo que no pensaba hacer en la vida como el hecho de ir a un musical o ir a coger cangrejos levantando piedras.
Pero bueno, empecemos por el principio (llamadme innovador). El verano comenzaba como es lógico por primeros de junio cuando empezaban a llegar alguno de los colegas de toda la vida de sus carreras universitarias. Uno de los primeros días recuerdo que me llama Poseidón (el único que andaba por aquí en esas fechas) para ver si me apetecía ir a un musical en el teatro municipal ya que actuaba su pivitAah y como no puedo decir que no, asistí. Y ale dos horas y media de ‘su puta madre cuando acaba esto’. Donde me había metido! No conocía muy bien el término musical hasta ese mismo día.
Uno de los días siguientes volvía a quedar con Poseidón, donde el aburrimiento y la improvisación nos llevó a hacer otra de las cosas más extrañas que se nos ocurría que era ir a coger cangrejos en la playa cuando estaba bajando la marea y así utilizarlo de carnada en nuestra futura pesca. Esto fue muy gracioso pues teníamos muchísimo miedo a los putos cangrejos. Unos cangrejos que no pasaban de los 3 o 4 centímetros de ancho pero que va, no había cojones de cogerlo con la mano, así que nuestra inteligencia dio todo de sí y optamos por el girar la botella que llevábamos para meterlos y empujarlos con la tapa de la misma para que así no nos pudiera tocar esos bicho del demonio, pero el cangrejo no era subnormal y es que el cabron salía corriendo. Para los desconocidos del sector, estos animalitos hacen su vida debajo de las piedras y cuando la piedra era más grande había dos opciones, una que estuviese lleno de cangrejos pequeños y otra que hubiese uno muy grande Y SALIR CORRIENDO. Fueron dos días los que fuimos a coger cangrejos, la segunda llevamos guantes para que no nos mordieran y en vez de empujarlo con la tapa cogerlos con la mano y meterlo en la botella PERO NO LO PUDIMOS HACER nos seguían acojonando los jodidos cangrejos de mierda, aun así optamos por la opción del primer día.
Todo esto nos sirvió como excusa para ir un día a pescar y así ver a otro de los colegas. Siempre que vamos pescar no cogemos mucho pero sí que nos partimos a reír pero a veces la paciencia no era nuestra mejor aliada. El día que empezó un poco más tarde de la cuenta ya que se nos pegaron las sabanas y es que a quien se le ocurre estar a las 7:00 am en pie! Pues a mí. Pero acabó bastante bien, con nuestra pesquita en la mochila fuimos a una cantina a echarnos unas tapas y unas bebidas para reponer fuerzas!

El deporte también estuvo muy presente en este verano! Pusieron porterías en la playa y pasábamos
un buen rato haciendo palomitas y tiros estelares que ni Cristiano Ronaldo lo sabía hacer. También disfrutamos de este deporte en otra superficie y es que pusieron luces en la cancha (milagro. En 15 años era la primera vez) donde solíamos jugar y nos permitía aprovechar la tarde noche para pegar unos tiros y partiditos con los colegas.
Lo bueno de hacer deporte es que luego íbamos a celebrarlo al McDonalds con sus dichosas hamburguesas de un euro, pero esta vez le fuimos varias veces infieles a esta cadena de restauración y nos pasamos por pizzerías, bocatería, burguer y todo aquello que nuestro bolsillo se podía permitir y nuestro colesterol no.

Otra de las cosas que abuse más en este verano fue de la PlayStation3 y es que Poseidón trajo al mejor amigo del hombre también de vacaciones a acompañado de grande juegos como el Formula 1 y otros mas, para recordar los viejos tiempos en Las Palmas en nuestra época estudiantil juntos. En fin, un día en su casa, otra en la mía pero la idea era pasarnos todo el día viciado al F1 2011 y darle caña a la demo del FIFA12 nuestros dos deportes favoritos. La solución del verano!

También pude aprovechar de las fiestas de verano que se suelen celebrar por toda la geografía con las mejores bandas de verbena que puedas imaginar (ironía). Pero algún que otro concierto sí que moló.
También le dimos caña al séptimo arte donde el señor Borja y su televisor curva hizo las delicias de mi pendrive cargado de filmes y mis refrescos que visitaban su casa todos los miércoles para aumentar las dioptrias de nuestro globos oculares.

Improvisamos una mesa de pingpong con dos neveras y una tabla que quedó bien chula! Mirad:


Mi padre me invitaba a vivir una luchada (lucha canaria) que pintaba como estelar porque traían a los mejores de canarias y atención a los mejores de Corea del Sur a enfrentarse en lucha canaria! No hay que ser un lince para saber quién gana. Es como si llevase a nuestra selección a Corea a luchar en su lucha. Vergüenza.

Y por último espero no haberme dejado nada sufría otro problema en el trabajo que me hizo desenfundar la cartera en el peor momento.

Veranito guapo el que me acabo de pegar dentro de mis posibilidades y a por este otoño invierno a tope!!

0 comentarios: